Las lucha de las navieras.

En medio de una acelerada consolidación del sector mediante alianzas, fusiones y adquisiciones en el mundo de las navieras, tras la quiebra de Hanjin aparecen luces de alarma sobre Yang Ming otro miembro  de la misma alianza CKYHE que estaba compuesta por COSCO, K Line, Yang Ming, Hanjin y  Evergreen.

La taiwanesa Yang Ming es la octava naviera  mundial, operando 101  buques que suman una capacidad total de 580.000 TEU.  Entre sus muchas rutas, mantiene servicios semanales entre China y España  (Barcelona y Valencia) y entre España (Algeciras) y EE.UU.

Los analistas afirman que sus datos financieros  se asemejan a los que presentaba Hanjin antes de su colapso. Acumula pérdidas de 1.200 millones de dólares desde 2009, continuó en números rojos durante 2016 y  no ven  perspectivas de cambiar de signo durante 2017 debido a su estructura de costes y a que tiene el mayor ratio de endeudamiento de la industria.

Yang Ming ha anunciado  un plan de recapitalización amparado por el gobierno de Taiwan, que es el principal accionista de la empresa, haciendo además un reciente comunicado público en el que manifiesta que no ha faltado ni faltará a ninguno de sus compromisos financieros y que las especulaciones al respecto están completamente infundadas.

Veremos cuál es la reacción del mercado. Los clientes, tras el susto de Hanjin y los problemas habidos para recuperar sus cargas, se protegen huyendo hacia otras navieras alternativas ante noticias o  rumores de este tipo.  En cualquier caso, el problema general del sector es que sigue habiendo sobrecapacidad. El comercio mundial crece aumentando la demanda, pero no al ritmo suficiente y  todavía hay muchos pedidos de nuevos buques pendientes de ser entregados, por lo que parece que las expectativas siguen siendo  de precios de fletes bajos que no ayudarán a salir de la crisis financiera a las navieras que se ven obligadas a operar en pérdidas.

Según el SCFI (Shanghai Containerized Freight Index) debido a los terribles bajos precios de fletes en la primera mitad de 2016, las compañías navieras en general ingresaron un promedio del 7% menos que en 2015.  En la segunda parte del año y tras la caída de Hanjin las tarifas subieron aproximadamente un 22%  y  los precios  quedaron a diciembre ligeramente  superiores a los de un año antes.

No parece haber otro camino realista que ajustar la capacidad a la demanda real existente y eso solo se puede conseguir fusionando estructuras o directamente cerrando empresas. Como nadie quiere perder su proyecto y sus inversiones,  se apuesta por el crecimiento  y captar volumen de los competidores por lo que vamos asistiendo a distintas batallas dentro de una auténtica guerra de supervivencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s